TIPS PARA DESPERTAR

El indicador más preciso de nuestro nivel de consciencia es nuestro estado de ánimo. Si estamos contentos o de buen humor generalmente estamos “despiertos” mientras que si estamos preocupados o tristes (sin que nada realmente grave lo justifique) normalmente estamos “dormidos”.

Podemos andar “dormidos” (y entonces angustiados en algún grado) durante horas, días, meses o años. De ninguna manera hay que aceptar que esta condición es normal.

Sentirse bien no depende de la solución de los problemas que nos preocupan. Salvo en situaciones muy graves, podemos experimentar el bienestar que anhelamos ahora mismo.

Cada vez que “despertemos”, aunque sea por unos breves momentos, podemos hacer un análisis rápido de cuáles son los problemas que nos tienen preocupados y ponerlos en su verdadera perspectiva. Normalmente no son tan serios como para quitarnos la alegría.

Si estamos llegando tarde y eso nos angustia (y nos hace apurar el paso!) podemos “despertar” y comprender que la diferencia entre llegar 10 minutos tarde o 15 no justifica que vayamos tan apurados.

Nuestros ingresos, la edad, el sobrepeso, la soledad o los conflictos pueden amargarnos sólo si estamos “dormidos”, si les damos a esas cuestiones un poder sobre nosotros que objetivamente no tienen.

Ciertas lecturas contribuyen a nuestro despertar. Siempre recomiendo los libros de Louise L. Hay, Joe Vitale, Eckhart Tolle, Anthony de Mello, Wayne Dyer o Esther y Jerry Hicks… pero hay muchos otros autores en quienes podemos inspirarnos.

Cada vez que nos encontremos en medio de una discusión acalorada por un tema irrelevante podemos estar bien seguros de que estamos durmiendo.

En términos generales, estar insatisfechos con lo que sucede a nuestro alrededor es una señal de que debemos despertar. Eckhart Tolle lleva esta idea a un extremo que es un verdadero desafío aceptar. Él dice: “Aceptemos cada momento como si nosotros mismos lo hubiésemos elegido”.

Si estamos dormidos… usemos el despertador! Cualquier teléfono móvil permite programar un “recordatorio” para dentro de 15 o 20 minutos. Cuando suene la alarma probablemente estaremos enredados con algún problema irrelevante, muchas veces imaginario, o “rumiando” algún pensamiento negativo. Y entonces podremos volver a relajarnos.

Incrementar nuestro nivel de consciencia no es solo algo muy bueno para nosotros, para nuestro bienestar. Es también una responsabilidad, ya que somos parte de una sociedad que debe despertar en un planeta viviente que también evoluciona. Todo lo que hacemos tiene consecuencias y en la medida que vivamos con un mayor nivel de consciencia estaremos ayudando a las personas con las que nos relacionamos y también a los más jóvenes, a los que vienen detrás de nosotros en este misterioso camino que es la vida.

http://www.amarseaunomismo.com

Publicado en Espíritu

– – – – – – – – – – – – – – –
*El Rincón de Larla, un lugar para relajarse y sonreír*
– – – – – – – – – – – – – – –
[Total:0    Promedio:0/5]
julio 16, 2014

Deja un comentario