¿Sientes que te falta algo?

Hola de nuevo una semana más, empezaré con un ejemplo, crearé a Paula para que comprendamos bien en lo que hoy te quiero explicar.

Paula es una persona que aparentemente  “lo tiene todo” : trabajo, pareja, hijos, económicamente estable, viajes, familia, amigos… Y sin embargo, no es feliz del todo, aunque tampoco se puede decir que sea infeliz.

Cuando se queda a solas, piensa en su vida y es sincera consigo misma se repite lo que tantas veces escucha de fuera:

Debería sentirme satisfecha y agradecida con mi vida. No sé qué es lo que es, pero me falta algo…

Aquí tenemos ese sentimiento de vacío interior inexplicable.

¿A qué se debe esto?

¿Cómo puede ser que teniendo aquéllo por lo que nos hemos esforzado tanto sintamos que aún no estamos completos?

Vamos a ver las causas y las soluciones para este sentimiento de vacío interior, para empezar hemos de entender que este sentimiento nos avisa de que hay algo de lo que carecemos y tenemos que buscar.

 

Escuchar nuestro interior.

¿Qué sientes? Permítete sentirlo.

Un día Paula hablando con una amiga decide ser sincera y explicarle lo que siente, que no es completamente feliz. Ella de su amiga recibe el juicio y el reproche – Te quejas demasiado, has de valorar lo que tienes, deberías sentirte feliz. Airearte un poco y agradece lo que tienes.

 

¿Cuántas veces has escuchado esa frase? Alguien se la decía a otra persona, quizá sin maldad la has dicho tú o puede que te la hayan dicho a ti.

Ser agradecidos

Valorar lo que tenemos

Conformarnos

Claro que agradecer y valorar esta bien, pero siempre hay opción de preguntarnos  ¿Qué me ocurre, cuál es mi carencia, por qué me siento así?

No hay nada “malo” en eso, tenerlo “todo” y tener la necesidad de estar incompletos no es contradictorio y de ese modo seguir sumando metas para seguir agradeciendo, ¿no?

Si sentimos que nos falta algo, es que nos falta algo.

La sensación de vacío es un sentimiento que merece ser escuchado y atendido.

Por tanto una parte es ser agradecido por el camino que tenemos y vamos avanzando y otra es estancarse y conformarse con lo que tenemos porque “ya es mucho” según la sociedad y con eso ha de estar todo bien.

Resumiendo

Si sentimos ese sentimiento de “me falta algo”, ese sentimiento de vacío, no lo tapes o lo excuses, escúchate y busca que es. Para ello tendrás que adentrarte en tus emociones.

¿En qué punto te despistaste del camino?

¿Qué necesitas realmente?

Posibles causas de este sentimiento de vacío.

*Falta ilusión

Uno de los primeros síntomas es que dejas de disfrutar de la vida diaria, la belleza de las cosas.

Si te enfocamos mucho en el trabajo y descuidas tu parte lúdica, que es algo a lo que no se le suele dar la importancia que tiene, es muy evidente que te falta algo.

Si eso es así:

1. Oblígate a tener momentos de relax y des-conexión.

A veces el cansancio, producto del exceso de tareas, nos hace sentir desilusionados y pesimistas, y para sentirnos mejor lo único que necesitamos es un paseo, un baño o un sueño reparador.

2. Practicar tus aficiones de forma regular.

Todos tenemos algo que nos gusta y esas cosas son parte de nuestro motor para nuestra ilusión y ganas de vivir. Por tanto, dales la prioridad que se merecen.

3. Probar cosas nuevas.

Puedes comenzar con cosas pequeñas: cambiar tu modo de vestir, el lugar de veraneo, el camino por donde vas a trabajar, salir un rato antes para leer un libro mientras tomas un té… y poco a poco ir escuchando lo que sientes para animarte a dar pasos más grandes, cambiar de casa, de trabajo, de amistades, ….. Esos segundos pasos dan miedo, pero puede que tu vacío existencial te pida que des un paso hacia lo desconocido…

*Cuando falta un propósito

A veces lo que nos falta no es sólo ilusión o diversión sino un propósito en la vida. Y para encontrar este propósito tenemos que descubrir para qué hemos nacido, con qué contribuimos a la sociedad, qué nos hace sentir vivos, cómo podemos desplegar nuestro mayor potencial.

Muchas veces cuando decimos “lo tengo todo para ser feliz…” no nos damos cuenta de que ese “todo” es el que agrada a nuestros padres o a nuestro círculo social, pero no a nosotros. Si estamos cumpliendo el propósito de otra persona en vez de uno propio, es lógico que aparezca el vacío. Porque nadie puede ser feliz cumpliendo expectativas ajenas.

En este punto puede aparecer una dificultad y es que muchas personas no saben lo que quieren. No saben cuál es su propósito, cuáles son sus talentos, dónde está su vocación profesional, qué desean de verdad ¡y en consecuencia no pueden dar los pasos para ello!

Pregúntate:

¿Por que no se cual es mi propósito de vida?

¿Cómo es posible que no sepa quién soy ni lo que quiero?

Te aseguro que esta reflexión, hecha con profundidad, te puede llevar a lugares dolorosos o desconcertantes… pero es el nudo que tienes que resolver para avanzar hacia el descubrimiento de tu misión personal.

Si el vacío se debe a la falta de propósito:

  1. averigua dónde perdiste el contacto con tus propios deseos
  2. crea un plan de acción para descubrir qué has venido a hacer a este mundo.

 

*Cuando falta amor

En otros casos, sobre todo en personas desconectadas de su mundo emocional (como el típico “hombre duro” o la figura de “mujer súper resolutiva”) lo que el cuerpo está pidiendo a través del sentimiento de vacío es cariño, dulzura, ¡amor!

No se puede vivir sin amor.  Es una necesidad humana fundamental, biológica, social, inscrita en cada célula de nuestro cuerpo. Algunas personas, por heridas emocionales y traumas de diversa índole, se han esforzado en creer que esto del amor es “opcional” y que es suficiente tener dinero, cultura, estímulos mentales y sexo para una vida provechosa.

No es así. El corazón se marchita si nos falta la perla de la vida, que es el amor. Y esa marchitez se traduce en esa sensación de que “todo me da lo mismo” o “la vida no es para tanto”.

Si detectas que detrás de tu vacío existencial hay una falta de amor y ternura en tu vida, lo primero que te sugiero, antes de mendigar amor desesperadamente a los demás (lo cual es una mala práctica) es amarte a ti mismo por encima de todo.

¿Cómo?

Dejando de criticarte y tratándote bien, con respeto, con amabilidad, como lo harías con un cliente o un buen amigo.

Quitarte esa máscara de persona fría, lógica y resolutiva (que seguramente mantienes por miedo, o porque te enseñaron que en la vida hay que ser así, objetivo y fuerte en todo momento) y contactar con las reservas de suavidad, cariño y ternura que todos poseemos…

El contacto con tu vulnerabilidad te llevará a relacionarte con los demás de forma más rica, intensa y amorosa. Y ese flujo de dar y recibir amor es el que irá llenando tu vacío existencial.

 

*Cuando falta completar la parte espiritual

Por último después de revisar la parte exterior y las emociones, revisaremos nuestra conexión con el mundo espiritual.

Hay personas que aun viviendo con ilusión, conectadas con su propósito y con amor, siguen sintiendo que les falta algo y ese algo pueden encontrarlo en este punto.

En esta tarea la razón no tiene cabida, ya que la necesidad espiritual no es algo que pueda explicar la mente lógica, por nos guiaremos por nuestra intuición. Esta intuición es la que nos llevará hacia maestros, libros, templos y tradiciones que irán saciando ese anhelo de lo divino.

En mi caso profundice mucho más en mi parte espiritual cuando empecé con el Reiki y luego fui avanzado desde ese punto.

Los seres humanos tenemos también una parte espiritual que pide ser llenada. Encuentra qué libros, tradiciones, pensamientos o herramientas que puedan llenar y completarte.

Finalmente:

Las emociones incómodas, como la culpa, la envidia, el miedo o el vacío existencial tienen su razón de ser. 

No están para fastidiarnos sino para ser escuchadas. Negando que están ahí, perdemos la oportunidad de hacer cambios positivos en nuestra vida.

Este sentimiento de “me falta algo” podemos verlo como una carga o como una sabia y pertinente brújula personal. Mientras ese sentimiento de vacío persiste, tendremos que seguir buscando. Y cuando se apague o se minimice, sabremos con certeza que estamos llegando a la meta.

No te conformes con una vida vacía, insulsa y sin el sentido profundo que anhelas indaga dentro de ti y comprométete con pequeñas acciones que vayan saciando este vacío.

Porque el sentimiento de “me falta algo” puede ser el preludio de un viaje fantástico hacia una vida más plena.

Escucha a tu ser esencial y sigue adelante.

Gracias por estar una semana más.

Nos vemos en los comentarios

Original de: Puedo ayudarte

Por instagram es por donde estoy más activa

Cursos online entrando en este enlace

Pilar Ramírez

FacebookFanpageTwitter,Instagram y Youtube

Categorías: Espiritualidad

Pilar Ramírez

Gracias por Estar y gracias por Ser www.facebook.com/estaryser www.twitter.com/estaryserweb www.instagram.com/estaryser

12 commentarios

Luligumis Amigurumis Patterns · 9 octubre, 2018 a las 08:49

Creo que como dices todas nuestras emociones necesitan ser escuchadas y salir. Sino es cuando enfermamos. Creo por otra parte que hay que agradecer y pedir más (jeje) es la parte divertida de la vida, siempre tener nuevas metas e ilusiones, ir a por nuevas aventuras!

Andrea Wu Wei · 9 octubre, 2018 a las 19:09

Me he identificado mucho leyendote, y pienso que es una situacion por la que pasamos todos, en distintas situaciones, lo importante es buscar apoyo o una ayuda !

North Solutions · 9 octubre, 2018 a las 22:28

Hola Pilar,

Muchas gracias por compartir con nosotros esta reflexión. Hace un tiempo, sentí lo mismo. Bien posicionado en el trabajo, con un salario más o menos que me podía permitir hacer cosas… Pero… esa sensación…

Resultado? Romper con todo lo que tenía en ese momento, y luchar por un sueño que tenía hace tiempo.

Un abrazo

Joss Maya · 10 octubre, 2018 a las 04:27

¡Hola!
A veces pasa que evitamos sentir, por miedo a lo que pueda pasar, no sé tal vez a demostrar fragilidad o debilidad, entonces el sentir es algo que a veces nos prohibimos pero que es algo tan natural, o comparar nuestras tragedias con las de alguien más, es decir, a tal persona le pasa algo más grave que a mi, entonces yo no debería estar llorando, justamente como dices, no importa, deja salir ese sentimiento y todo mejorará. Me gusto mucho esta publicación, gracias.
Un abrazo

Verónica Trujillo · 10 octubre, 2018 a las 06:46

Concuerdo contigo que la falta de propósito es un factor para sentir el vacío, ya que no tenemos ese mapa que nos de las coordenadas para ir avanzando en nuestra vida, no tenemos objetivos claros, ni esa meta a donde llegar, una vida sin sentido nos crea ese vacío, sumandole el miedo, la falta de amor, de inspiración, etc.

rebecamlblog · 10 octubre, 2018 a las 06:52

Siii en varias ocasiones me ha pasado pero en mi caso creo que si es porque aún tengo metas pendientes que concretar, pero si he conocido personas que en apariencia tienen la vida resuelta y se sienten así con ese vacío, es bueno saber que hay que hacer como una especia de exámen a conciencia para identificar si es una carencia emocional o espiritual.

2esesvanessa · 10 octubre, 2018 a las 10:43

Ha sido empezar a leer y sentirme totalmente identificada. Si me he tomado tiempo para reflexionar y tomar decisiones con las que creo que poco a poco he ido llenando vacíos. Que típico eso de que de que te quejas si lo tienes todo, como si no estuviera bien desear algo más. Muchas gracias por todos tus consejos

Violeta León · 11 octubre, 2018 a las 02:07

A veces también pasa que estamos rodeados de muchas publicidades que lo único que nos muestran es inconformidad. Según los medios siempre tenemos imperfecciones, carencias y demás. No se trata de conformarnos, sino de apreciarnos, valorarnos y desprendernos de esas “medidas sociales” con las cuales conscientes o no, nos solemos comparar.

Cami a l'Estel · 11 octubre, 2018 a las 21:11

Muy interesante tu reflexión sobre sentir que nos falta algo. Debemos escuchar estos sentimientos y emociones que nos están dando una señal de que algo ocurre, de que debemos cambiar alguna cosa en nuestra vida y tal como tu dices precisamente este sentimiento de vacío puede er la guía que nos lleve a llenarlo y a vivir de una manera más plena, porqué conformarse no es una buena opción.

NoelAriasn · 14 octubre, 2018 a las 06:08

Creo que la frase “me falta algo” ya es algo cotidiano en la vida de muchas personas y seguro tiene que ver con algo en nuestro interior que pide a gritos que lo escuchemos.
Gracias por los consejos. Seguro pondré en practica muchos de ellos.
besos

Paula Alittlepieceofme · 16 octubre, 2018 a las 00:17

Siempre son etapas, lo importante es que no dure mucho y llenar ese vacío. Que muchas veces es imaginario, simplemente se trata de justificar el malestar que se siente…saludos!

Sharon Marlety · 16 octubre, 2018 a las 03:25

Parece increíble todo lo que puede pasar si perdemos el rumbo de nuestro interior, ya sea en la falta de un propósito, de un sentido de vida, de amor propio;en todas y cada una de estas causas, podemos ver que es la falta de atención a nuestras necesidades mas básicas, a mi en lo personal me paso y en esta etapa de redescubrimiento, encontré nuevas pasiones, nuevas actividades, y eso me ha ayudado a mejorar mi día día, a no ver todo tan mal y que si hay oportunidad de disfrutar en la vida, aún cuando creemos que lo hemos perdido todo.

Deja un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
A %d blogueros les gusta esto: