Relación emocional con el Nacimiento

La manera en que nacemos puede generar un bloqueo emocional en esto que algunos científicos y sanadores llaman el “Proyecto Sentido” y que comprende los nueve meses antes de tu concepción y los nueve meses de embarazo de tu madre (incluso, algunos otros expresan que duran hasta el tercer año de nacido, pero personalmente no me lo parece).

Resulta que cuando un niño está en el vientre de su madre, vive completamente los estados emocionales de ella y no existe una separación entre el yo de la madre y el yo del niño. Es lo que puedo llamar el conjunto madre-bebé. Así, el bebé siente como propio lo que le sucede a mamá: sus alegrías, sus tristezas, sus preocupaciones, y lo más importante aquello “no dicho”, lo “no expresado”, esas situaciones que la madre calla o vive sola y no descarga en nadie más, generando las tres características de formación de un bloqueo. Si le preguntas a cualquier persona sobre un episodio traumático, de seguro estarán presentes. Para puntualizarlas, son:

  1. La persona (la madre, en este caso) tiene clara la hora, día y fecha en que ocurre el episodio que genera el bloqueo.

  1. Es imposible huir del evento que genera el bloqueo o “traspasarlo” a alguien más.
  1. La persona (la madre) vive la situación sola sin ayuda de nadie.

De esta forma, muchas enfermedades, se encuentran programadas en esta etapa de la vida. A nivel racional es difícil de comprender, pero a nivel inconsciente está claro, el Inconsciente Biológico es inocente, y repite las pautas y programas que se instauran en esta etapa tan crítica y fundamental.

Ocurre entonces que nuestros niños no se “enferman”; nosotros los ponemos enfermos y, si las situaciones históricas son muy densas, grandes o fuertes, los niños pueden ser incluso reparadores de cargas transgeneracionales. Nuestros niños son el reflejo de nuestra familia y de las vivencias y enseñanzas de nuestras antecesores.

Como ya sabes si me has leído alguna vez, no se trata de entrar en la culpabilidad, sino de saber y entrar en consciencia de que podemos hacer mucho por nuestros hijos y, si queremos que estén sanos, debemos cuidad nuestras emociones y sentimientos y entender lo que están mostrando de nosotros mismos, de madre y padre. Nuestros hijos son espejos de lo que rodea a la familia. Parece increíble, pero si reflexionamos y tomamos consciencia de que  la realidad de todas las cosas es la unidad, comprenderemos que hay una unidad bebé-mamá. A esto le llamamos Proyecto Sentido (PS).

Para no escribir muy largo y no alejarme del tema, quiero que sepas que la forma en que nacemos nos condiciona para el resto de nuestra vida. Así, algunas de las actitudes que tenemos hacia nuestra propia existencia, la forma de verla, enfocarla, enfrentarse a ella y algunas otras situaciones que repetimos sin saber el porqué, tienen relación directa con la forma como somos “traídos a la vida”. (En otro artículo escribiré sobre el desarrollo de esas emociones en los niños)

Aquí te pondré una lista de las formas de nacer y los condicionamientos que pueden generarse en una persona. Por supuesto la idea es aportarte algo de información, no diagnosticarte, pues cada aprendizaje tiene una carga emocional particular y cada persona es un mundo; puede ser incluso, que por aprendizajes posteriores hayas limpiado o profundizado estos condicionantes. Solo es una idea general, con algunos ejemplos:

Cesáreas

  • Insisten en hacer las cosas por sí mismos
  • Tienen tendencia a atraer a personas que se interponen en su camino
  • Tienen dificultades para terminar las cosas

Parto con fórceps

  • Luchan con la vida
  • No puedo hacer las cosas solas
  • Tienen miedo a que las toquen
  • No les gusta sentirse controladas

Cordón alrededor del cuello

  • En las relaciones se sienten estranguladas a menudo
  • Reprimen sus emociones
  • Sufren miedo a la intimidad
  • Asocian el riesgo al hecho de sentirse vivos

Parto prematuro

  • Tienen prisa e impaciencia por avanzar
  • No se sienten suficientes
  • Tienen ansias de afectividad
  • Suelen llegar temprano o tarde para compensar

Incubadora

  • Se sienten aisladas y solas
  • Tienen problemas con la temperatura
  • Sienten miedo al abandono

Parto inducido

  • Sienten que no son respetadas
  • Se enfadan fácilmente
  • Les cuesta empezar las cosas
  • Tienen resentimiento cuando se les empujan

Otros artículos de la serie:

• Trastornos por alergias y su relación emocional (clic aquí)
• Trastornos en los senos y su relación emocional (clic aquí).
• Trastornos en el sobrepeso y su relación emocional (clic aquí)
• Trastornos de la piel y su relación emocional (clic aquí)
• Trastornos en la vagina y su relación emocional (clic aquí)
• Relación emocional de la forma de nacimiento (clic aquí)

Ser Madre es más que parir y educar… coméntanos tu experiencia

Artículo original:  biorbe

Gracias por Estar y Ser

Pilar Ramírez

Facebook, Fanpage, Twitter, Instagram y Youtube

[Total:1    Promedio:5/5]
mayo 11, 2017

Etiquetas: ,

Deja un comentario