Los códigos sagrados


Los códigos sagrados se remontan a la época de la Atlántida y son códigos numéricos facilitados para poder comunicarse con los Seres de Luz que les fueron regalados a los Atlantes para tal fin. Era una herramienta muy efectiva pues vibran en la misma frecuencia que los Seres de Luz y mantienen un nivel de conciencia elevado. Sin embargo, tras la caída de la Atlántida desaparecieron y cayeron en el olvido.

Para que lo entendamos, al usar un código sagrado nos está sirviendo como un puente en la comunicación con los Seres de Luz con los que pretendemos conectar en las altas esferas. A su vez, recitando un código sagrado para un determinado propósito se obtiene una respuesta casi inmediata porque la energía del Ser de Luz al que se invoca se funde con la nuestra y en esta circunstancia la Divinidad está casi obligada a concedernos nuestra petición si esta corresponde al objetivo de salvar nuestra alma.

¿Quién puede usar los códigos?



Es preciso matizar que no todos aquellos que reciten los códigos se verán beneficiados de sus regalos básicamente porque nuestra alma tiene que vibrar en la alta frecuencia y también hay que tener fe, esperanza y no estar anclados en el ego. Es preciso soltar los dramas de la tercera dimensión pues estos códigos son de Dimensiones Altas.

Estamos en un proceso de cambio y ascensión planetario y de evolución para nuestras almas, por eso estos códigos son un regalo muy preciado en este momento tan difícil de la humanidad, pues nos estamos jugando la suerte que correrá nuestra alma, si permanecer anclados en la tercera dimensión hasta el próximo ciclo evolutivo o por el contrario ascender a cuarta o quinta dimensión. Aquí cada alma tomará la decisión de dónde situarse.

Hay códigos numéricos para casi toda situación, objetivo o circunstancia. Unos se manifestarán antes y otros tardarán más en actuar. Ello sólo dependerá de si tienen que trabajar con circunstancias actuales, remotas o pasadas. Sin duda si tu vibras en la frecuencia de los códigos sagrados serás atraídos hacia ellos de lo contrario simplemente pasarás de largo porque no entenderás nada o simplemente no sintonizas con la información que estás leyendo.

Desde luego las personas estancadas en las viejas creencias limitantes y represivas no podrán disfrutar de este regalo divino.

Las personas que practican los códigos sagrados simplemente están autorizando al Ser de Luz al que invocan a instalarse en su corazón y a trabajar en conjunto con ellas para trabajar en equipo. Cada persona recibirá al Ser de Luz que por vibración y según la Ley de la Atracción le corresponda y por supuesto, recibirás al Ser de Luz que justamente en ese momento tú estés necesitando.

Dicho de otra forma, ese Ser de Luz te ayudará a conseguir aquellas necesidades que más te apremien en tu momento actual y no importa la índole, pueden ser espirituales, afectivas, económicas o de cualquiera otra índole. Es un trabajo en comunidad pues el Ser de Luz colabora en su trabajo planetario a través de la persona que lo invoca y la persona se beneficia viendo satisfechas sus necesidades más urgentes.

¿Cómo se usan los códigos?


Bien, lo suyo primero es determinar qué código vas a usar, para eso hay una lista bastante conocida que os dejo —> aquí <—  para que podáis acceder a ella, es de José Gabriel Uribe, también llamado Agesta, de códigos canalizados que se va actualizando de manera casi constante y una vez que tengas el código que tú quieres usar pues se repite 45 veces y esto lo puedes hacer de manera hablada o de manera mental, pero siempre desde el amor en tu corazón. Siente el amor en tu corazón mientras los recitas pues ese amor es lo que va a generar la activación y el cambio.

Lo suyo es confeccionarse un pequeño mala de 45 cuentas para no perder el conteo .



¿Por qué se recitan 45 veces?


Porque el número 45 además de acelerar la manifestación de la petición produce un impacto interno profundo.

En números complejos por ejemplo 10345 puedes decir el número diez mil trescientos cuarenta y cinco o decir las cifras de una en una “uno, cero, tres, cuatro, cinco” o diez, tres, cuarenta y cinco o de la forma que

te nazca en el momento del corazón decirlo porque será igualmente válido.

Puedes repetirlos tantas veces al día como lo necesites, no hay un número ೤jo de veces.

Ejemplo:

Vamos a usar el código sagrado 331 para conectar con el Arcángel
Metatrón y para ello vamos a decir:
Activo el código Sagrado 331 x 45 para conectar con el Arcángel Metatrón para arrojar Luz en mi vida En forma de claridad mental para resolver los problemas que obstaculizan mi camino.
Una vez lo hemos activado decimos 331, 331, 331…. Hasta 45 veces.
Una vez realizado, dices código activado hecho está.

La frecuencia de repetición de este código depende del tiempo que tarde en manifestarse el deseo hecho ya. Luego lo suyo sería recitar el código de agradecimiento o simplemente dar las gracias por los favores recibidos.


Siéntete libre de compartir poniendo un enlace a mi blog
[Total:1    Promedio:5/5]
Agosto 3, 2016

Deja un comentario