La isla

La Isla
Cada noche o un poco antes de irte a dormir, viaja a tu isla.
Imagina o recuerda una isla, la que más te guste, y déjate llevar hasta ella.
Repasa un poco tus actividades del día, como si tuvieras que hacer un resumen. Mejor que tengas un bloc de notas para este trabajo.
Apunta aquellas cosas que has hecho a lo largo de la jornada brevemente, al hacerlo veras donde te has limitado, dónde prohibido o dónde te has permitido.
Conseguirás hacer un pequeño diario donde encontraras tu balance de cada día. Entenderás que tu vida es pequeña, desarrollándose siempre en un círculo reducido y prácticamente desconocido para el resto del universo.
Si te detienes a pensar un poco descubres que el Universo es inmenso y que para llegar a él primero has de salir de tu isla, y para ello necesitas conocerla. Esta rodeada de litros y litros para nadar y bucear en ella. Después de aprender a nadar podrás salir de la isla, nadar en otras aguas y recorrer el camino que elijas.
Sólo es un juego de atención para tu despertar. No es oportuno que te desesperes o castigues: Soy imbecil, no aprendo, no lo conseguiré, no hago nada bien…
Todo al contrario tu actitud a de cambiar y puedes decidirte.
Acabo de darme cuenta de que aun no me atreví a decir no, pero mañana me será más fácil.
[Total:0    Promedio:0/5]
Diciembre 5, 2013

Etiquetas:

Deja un comentario