¿Embarazo? Que hacer – Drogas – Tabaco – Alcohol – Cafeína

– Drogas    – Tabaco   – Alcohol  – Cafeína

Drogas recreativas

¿Debo evitarlas? ¡Sí!
¿Cuáles son los riesgos para el bebé? Las mujeres embarazadas que consumen drogas pueden exponer a sus bebés al riesgo de:
  • parto prematuro
  • retraso del crecimiento
  • anomalías congénitas
  • problemas de comportamiento y aprendizaje
Y sus bebés pueden nacer habiendo desarrollado una adicción a las drogas que habían consumido sus madres durante el embarazo.
¿Qué puedo hacer al respecto? Si usted ha consumido drogas en algún momento durante el embarazo, es importante que informe a su médico. Aunque usted lo haya dejado, su bebé podría estar en situación de riesgo de desarrollar problemas de salud. Si usted sigue consumiendo drogas, hable con su médico para que le ayude a dejarlas. Algunos centros de salud y de planificación familiar pueden recomendarle profesionales de la salud, a bajo costo, que podrán ayudarle a superar la drogadicción y tener un embarazo más saludable.

Tabaco

¿Debo evitarlo? ¡Sí! ¿Verdad que no se le ocurriría encender un cigarrillo, ponérselo a su bebé en la boca y animarle a dar una calada? Por ridícula que pueda parecer esta escena, las mujeres embarazadas que siguen fumando están permitiendo que el feto fume también. La madre fumadora trasmite nicotina y monóxido de carbono al bebé en proceso de desarrollo.
Asimismo, usted debería mantenerse alejada de las personas que fuman, se trate de compañeros de trabajo, amigos, familiares u otros comensales en un restaurante (si en su región está permitido fumar en lugares públicos).
¿Cuáles son los riesgos para el bebé? Si una mujer embarazada fuma, esta conducta puede provocar:
  • parto de bebé muerto
  • parto prematuro
  • bajo peso natal
  • síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)
  • asma y otros problemas respiratorios
Y los riesgos para el feto de que la madre sea una fumadora pasiva habitual incluyen bajo peso natal y retraso del crecimiento.
¿Qué puedo hacer al respecto? Si usted es fumadora, el hecho de quedarse embarazada puede ser una motivación adicional para dejar de fumar. Hable con su médico para que le aconseje sobre las distintas opciones existentes para abandonar el hábito tabáquico.
Si usted suele alternar con persona fumadoras, pídales educadamente que fumen en el exterior —y lejos si usted también está en el exterior. Y, por supuesto, utilice el área de no fumadores en los bares y restaurantes que dispongan de ella.

Alcohol

¿Debo evitarlo? ¡Sí! Aunque puede parecer que no pasa nada por tomarse un vaso de vino a la hora de la cena o una jarra de cerveza cuando se sale con los amigos, nadie ha determinado cuál es la “cantidad segura” de alcohol que se puede beber durante el embarazo. El síndrome alcohólico fetal (SAF) está provocado por el consumo de grandes cantidades de alcohol durante el embarazo. Cuál es esa cantidad en comparación con una cantidad segura es algo que todavía no se sabe. Debido a esta incertidumbre, siempre es más sensato pecar de exceso de celo no probando el alcohol durante todo el embarazo.
¿Cuáles son los riesgos para el bebé? El alcohol, una de las principales causas de anomalías congénitas, tanto mentales como físicas, tiene efectos más graves sobre un feto en proceso de desarrollo que la heroína, la cocaína o la marihuana.
El alcohol pasa fácilmente al feto, que no puede eliminarlo tan fácilmente como la madre. Esto significa que el cuerpo del bebé tiende a acumular concentraciones elevadas de alcohol, el cual permanece en su organismo durante períodos más largos que en el de la madre. Y tanto el consumo moderado de alcohol como las borracheras periódicas pueden dañar el sistema nervioso del bebé en proceso de desarrollo.
¿Qué puedo hacer al respecto? Si se había tomado unas cuantas copas antes de saber que estaba embarazada (lo que les ocurre a muchas mujeres), no se preocupe demasiado por ello. Pero lo mejor que puede hacer es no volver a probar el alcohol durante el resto del embarazo.
Si usted es alcohólica o cree que tiene un problema con la bebida, asegúrese de hablar sobre ello con su médico. Este necesita saber cuánto alcohol ha consumido y en qué momento del embarazo para hacerse una idea de cómo puede haberle afectado al bebé. Su médico también le podrá indicar dónde puede pedir ayuda para dejar de beber —por su propio bien y por el bien del bebé.

Cafeína

¿Debo evitarla y/o limitarla? Sí. Es sensato reducir o eliminar por completo la ingesta de cafeína. Los estudios indican que el consumo de más de 150 mg/día de cafeína (aproximadamente una taza y media de café) aumenta los riesgos durante el embarazo. Consumir menos de esa cantidad probablemente es seguro.
¿Cuáles son los riesgos para el bebé? El consumo de dosis elevadas de cafeína se ha asociado a un incremento del riesgo de aborto.
¿Qué puedo hacer al respecto? Si tiene grandes dificultades para dejar de golpe el café, he aquí cómo puede empezar:
  • Reduzca el consumo a una o dos tacitas al día.
  • Reduzca gradualmente la cantidad de cafeína combinando el café descafeinado con el café normal.
  • Al final, deje por completo el café con cafeína.
Y recuerde que la cafeína no solo se encuentra en el café. El té verde y negro, los refrescos de cola y otros tipos de refrescos contienen cafeína. Pruebe a cambiarse a productos descafeinados (que, aunque es posible que sigan conteniendo cafeína, contienen cantidades mucho menores de esta sustancia) o a alternativas que no contengan cafeína.
Si se está preguntando si debe preocuparle el chocolate, que también contiene cafeína, la buena noticia es que puede darse ese capricho, aunque con moderación. Mientras que una taza de café contiene entre 95 y 135 mg de cafeína, una tableta de chocolate promedio solo contiene entre 5 y 30 mg. O sea que no pasa nada por consumir cantidades reducidas de chocolate.

– – – – – – – – – – – – – – –
*El Rincón de Larla, un lugar para relajarse y sonreír*
– – – – – – – – – – – – – – –
[Total:0    Promedio:0/5]
enero 12, 2014

Deja un comentario