Carnaval y espiritualidad

Entramos en febrero y se escucha la palabra carnaval con gran intensidad, el carnaval es una fiesta divertida llena de colores, música y que te permite cambiar de piel. Y que es el carnaval espiritual.. lo veremos más adelante.

De superheroe, de princesas, de objetos, en grupo, a solas … algunos están muy bien pensados con todos sus detalles y otros has de mirar varias veces para saber de que van, esa es la gracia hacerlo a tu manera.

Todos tienen algo en común: hablan y se comportan como le corresponde a su personaje, y los demás les seguimos el juego, entre música, luces y colores.

En unos lugares se vive con más intensidad que en otros, igual que las personas, hay quien adora carnaval y otras que no tanto.

Los que se disfrazan ese día se permiten ser alguien o algo completamente diferente, sentirlo y vivir con alegría.

Carnaval espiritual

Una vez que pasa este día se vuelve a ser quien eres, volviendo a las rutinas, y aquí es cuando comienza el carnaval espiritual, eres tu mismo o te pones la mascara que has creado para ti.

Analizando

Ahora que ya estas aquí, leyendo, vamos hacer juntas un trabajo de observación. 

¿Quien soy cuando estoy con otros?

¿Quien soy cuando estoy a solas conmigo?

Busca una situación cualquiera paseando, en una comida, ante una situación injusta, en el momento de escoger una película o que música escuchar.

¿Cómo reaccionas si estas sola? ¿si estas con amiga/os? ¿En familia?…

¿Escogerías la misma película o música estando sola?

La verdadera esencia.

La vida es un  carnaval cuyas máscaras y disfraces no se ven, pero se sienten. Personajes que nos creamos y con los que llegamos a identificamos y ocultar la verdadera esencia de AMOR que todos somos.

Lo hacemos por miedo al rechazo, por inseguridad … y sale de manera natural, no planeamos ser así y ocultar esa parte de nosotros mismos, si no que poco a poco mientras crecemos, la educación, el entorno, los roles que están en la sociedad, hacen que actuemos de una manera concreta para ser aceptados.

La buena noticia es que se trata sólo de una máscara, un disfraz exterior del que podemos desprendernos cuando lo decidamos y dejar así de pensar, hablar y actuar como creemos que será mejor sin  limites, inseguridades ni miedos, de esta manera mostrar al mundo nuestra verdadera grandeza y para qué estamos aquí.

Entonces si que habrá diversión, alegría y liberación real.

Por instagram es por donde estoy más activa

Cursos online entrando en este enlace

Pilar Ramírez

FacebookTwitter,Instagram y Youtube

Categorías: Espiritualidad

6 commentarios

Alexandra Sánchez · 05/02/2020 a las 15:19

Hola, guapa

En el día a día siempre llevamos máscaras pero no siempre lo notamos, solemos tener un modo de comportarnos cuando estamos con la familia, amigos y en el trabajo y, eso en general no está mal mientras que no lleguemos al punto de perder nuestra propia esencia e identidad. Los roles son necesarios en algunas ocasiones.

    Rebecaml · 13/02/2020 a las 15:05

    Febrero es el mes de los canrnaveles con el tiempo se ha perdido esa costumbre por donde vivo, antes se festejaba mojando a las personas con agua y echando talco, no usamos máscaras pero entiendo la comparación con la actitud con la que vamos por la vida. Nunca me ha gustado hacer sacrificios por encajar a menos que haya algo importante de por medio quizás si es por trabajo y tema económico podría hacerlo pues muchas veces el ambiente laboral no siempre es el mejor, pero en mi día a día con amistades y familia prefiero ser yo misma y fluir.

Nadia Argote · 05/02/2020 a las 17:22

Hola! Muy bueno, hace tiempo escuché sobre las tres caras que tenemos ante uno mismo, los demás y lo que en realidad queremos ser, tu post me llevo a recordarlo no con tanta claridad pero va por ahí. Creo que mientras uno sea más sincero con uno como persona será mejor. Siento que cuando estoy con otros compañeros, amigos soy la misma la que después se ve sola en casa sin hablar en ocasiones no con el vecino talvez sonrió más con otros y habló más, pero mi espíritu es ihual, yo disfruto mucho estar sola, es extraño porque si disfrutó estar con otras personas pero valoró cada segundo a solas quizás por cómo es mi día a día, aveces tranquilo pero otras no. Si estoy ejemplo con amigas casi nunca le gusta lo que veo pero hicimos un medio pacto una canción tú y otra yo así un balance obviamente muy cercana es la amistad, con otros me adapto trató de disfrutar el momento por más que ya sea la música o canciones que normalmente no escucho pero, empiezo a pensar porque gusta y a mí no? Entonces trató de interpretar la letra cosas así y si, aveces con doble sentido porque no tiene en ocaciones la música de hoy sentido. He visto película que han visto ellas y me pongo en modo experto, que me gustó y que no ¡Ojo! No con mala sangre si no mí modo de ver y entender un poco más allá, ej; yo ame Roma la película del mexicano Alfonso Cuarón ellas no, pero yo soy parte indígena wayú, y entendí completamente eso, después les expliqué porque me gustó y que sentí después leei lo que significa para el director la película y es tal cual. No soy de disfraces voy en el mundo como soy pero entiendo que existen muchas caretas y muchas no saben ni que rostro tienen. He vivido el rechazo y el amor tan intenso y fuerte ambos pero siempre que existe el rechazo más me amo y me aceptó. Excelente reflexión tu post para mí.

Mi meta, tu salud. Carolina · 05/02/2020 a las 20:09

¡Hola!
Soy de las que piensa que, aunque muchas veces sin ser conscientes, las personas nos ponemos una máscara para poder ser quienes creemos que deberíamos ser en ciertas situaciones. Ya sea en una entrevista laboral, en un círculo de amigos, vamos, las opciones son infinitas. Y quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra.
Pero sin duda, creo que esas máscaras a la larga se vuelven grandes losas. Porque no me imagino tener que estar siempre «actuando» ¡Que estrés! Además, creo que muchas veces cuando lo hacemos, lo de ponernos esas máscaras, nos estamos dejando guiar por una idea que nosotros mismos interiorizamos y que dista mucho de la realidad.
Besotes

Yolanda Morales · 05/02/2020 a las 23:45

Preciosa tu reflexión sobre el carnaval y sobre esos papeles que interpretamos y que a veces confundimos con nuestra propia identidad. Me ha gustado mucho tu propuesta para pararnos y analizar quienes somos y los papeles que realizamos (que a veces son muy diferentes según estemos solas o en compañía). Un abrazo.

Nido Colectivo · 06/02/2020 a las 03:01

Hola 🙂

Me quedé sumergida en el pensamiento y de inmediato reflexioné en esto. Al decir que solos actuamos de una forma y acompañados de otra creo que es cierto. Supongo que si usamos máscaras para ocultar un poquito nuestras vulnerabilidades o para adaptarnos como dices, tal vez algunos lo hacen porque no quieren revelar completamente quienes son. Ser íntimo con amigos no es fácil pero hay que intentarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: