2020 Cuarentena + tiempo libre= Reencuentros

Reencuentros, este año esta siendo completo en todos los sentidos, intenso y diferente, sin duda un año del que hablaremos y recordaremos.

Algo curioso,que muchas personas han vivido en este tiempo son la cantidad de reencuentros con personas del pasado, un antiguo amor, amigos que hace años que no ves, …. y es que vivimos en una era que retomar el contacto es fácil gracias a las redes sociales.

Es muy común que busquemos los nombres de esas personas en las redes sociales para recuperar el contacto y que otros busquen el nuestro.

A veces, lo hacemos por mera curiosidad. Otras, por el deseo expreso de recuperar el contacto. En otras ocasiones, son el propio destino y la casualidad los que propician el reencuentro y nos hacen, casi sin saber cómo, volver a experimentar sensaciones que creíamos apagadas.

Veamos

En el tema de los amigos, es genial poder vivir ese reencuentro (generalmente), ponerse al día, recordar y porque no, mantener ese contacto ahora que ya lo hemos retomado de nuevo.

Por otro lado si nos reencontramos con una persona que fue antiguo amor, puede ser el soplo que de vida a una hoguera que parece apagada y no lo esta.

¿Es un error o un acierto soplar en esa hoguera?

Un choque entre dos almas que se reconocen al instante, pero que portan con ellas otras encrucijadas vividas, mayor madurez y experiencias singulares sobre las espadas.

A veces, dejar que esa llama se encienda puede dar forma a una historia excepcional. Otras veces, supone repetir errores pasados.

Entonces, ¿Qué hacemos?

Hay estudios que demuestras las dos posibilidades:

  • Que ese reencuentro sea exitoso si utilizamos lo aprendido en ese tiempo separados para hacer que sume.
  • O bien un fracaso si nos mantenemos en el mismo punto.

Las personas nos unimos a otras en un momento concreto de nuestra vida.

Lo hacemos con todo lo que tenemos en ese momento:

Al cortar esa relación y reencontrase un tiempo después hay una chispa familiar que hace que los recuerdos de lo vivido vuelvan, suelen ser los momentos bonitos porque los malos tendemos a olvidarlos.

Pero aún siendo las mismas almas no somos las mismas personas, la vida nos a ido enseñando y en la mayoría de los casos nos transforma en personas más prudentes, más sabias y acertadas.

El tiempo, si hemos crecido en el camino, nos aportara la madurez que le faltaba a la relación.

Es positivo o no ese reencuentro

Todo ello hace que nos preguntemos si reencontrarse con un amor perdido puede ser positivo o no. 

  • ¿Sería acertado plantearnos reiniciar esa relación? 
  • ¿Qué podría salir mal?
  • ¿Qué hay en la persona que he reconocido de la persona que conocí?

Nancy Kalish, psicóloga de la Universidad de California, es experta en este tema de los amores perdidos y reencontrados. 

En libros como Lost and Found Lovers nos da los resultados de un exhaustivo estudio realizado en más de 35 países. El objetivo era saber qué porcentaje de éxito tenía el reiniciar relaciones dejadas en un momento dado del pasado.

Bien, los resultados no pudieron ser más llamativos. Las parejas que se reencontraban tenían un 72 % de éxito. 

Una de las hipótesis de la doctora Kalish es que, en ocasiones, el tiempo nos da la madurez que nos faltaba en el pasado, puliendo aquello que no funcionaba. 

Las experiencias vividas, el aprendizaje y la propia vida nos da esa seguridad psicológica y afectiva que, tal vez, no teníamos con 20 años, el saber expresar las emociones, entenderla, comprender la individualidad como algo que suma y soltar la dependencia.

Otras veces, reencontrarse con un amor perdido implica poder recuperar a alguien que pudimos perder por influencias del entorno, por presiones familiares o sociales. El presente nos da la oportunidad de subsanar algo que no afrontamos con valentía.

Del amor romántico al amor consciente

El psicólogo Thomas Lewis, autor de A General Theory of Love, nos explica en su libro que, durante la juventud, muchos nos movemos bajo el ideal del amor romántico. Buscamos establecer relaciones basadas en ese marco imposible donde, poco a poco, damos forma a vínculos cargados de dependencias y vulnerabilidad.

Ahora bien, a medida que maduramos tomamos consciencia de ese error. Aprendemos que el amor no solo es pasión, sino también compromisos. Nos damos cuenta de la necesidad de respetar espacios e individualidades, pero cuidando a su vez ese espacio propio donde atender afectos, comunicaciones, proyectos.

El tiempo y la experiencia hace ver a algunas personas (no a todas) la necesidad de cultivar un amor consciente y maduro.

Hemos de tener claro que….

Aunque parezcamos los mismo en realidad son muchas las cosas que han cambiado, y muchos los aspectos que debemos tener claros. Habrá amores que merezcan sin duda nuevos capítulos. En cambio, habrá otros que tuvieron en el ayer un adecuado y hasta merecido punto y final.

  • ¿Te has reencontrado con alguien este año?
  • ¿Ha sido a raíz de la cuarentena?
  • ¿Qué ha pasado?

Nos vemos en los comentarios

Por instagram es por donde estoy más activa

Cursos online entrando en este enlace

Pilar Ramírez


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: