Su nombre significa “Amigo de Dios”.
Se enfoca principalmente a sanar todo tipo de relaciones, ayudándonos en resolución de conflictos, cooperación y armonía en parejas, grupos y familias. Siempre nos permite ver los diferentes puntos de vista de una situación y de esta manera lograr un mayor entendimiento.
Su energía es color azul claro, se siente como la presencia de un consejero, terapeuta, abogado, etcétera.
Siéntete libre de compartir poniendo un enlace a mi blog

1 comentario

Vanesa Giménez · julio 4, 2016 a las 8:28 am

La verdad que no soy una persona con demasiada fe, las cosas como son pero sí creo en nuestra propia energía y mucho. Al final es lo que nos mueve y lo que queda de nosotros cuando ya no estamos aquí. No obstante respeto las diferentes creencias y todo que sea positivo y nos permita seguir adelante es bien recibido. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *